«Si no se entiende el algoritmo de IG es como no tener nada»

Entrevista a Pedro Rojas, consultor en estrategia digital y social media marketing, quién nos habla del algoritmo de Instagram y del éxito de esta red social. En breve impartirá la 3a edición del curso de ‘Monetizagram’.

¿Porque crees que Instagram es la red social más popular actualmente?

Popular es la palabra clave porque no necesita de mucha inteligencia, vocabulario, ni capacidad de redacción, ni de sintaxis, ni capacidad creativa para colgar una foto y obtener resultados. Esos resultados generan cierta vanidad y por eso la gente está allí, intentando tener algún tipo de atención, atracción, etc.  Es tan fácil de usar porque se trata de colgar una foto y poner cualquier cosa que pueda llamar la atención. Por eso se ha convertido en una red tan popular. Fíjate que Twitter, por ejemplo, es una red inteligente y para poder tener repercusión debes saber manipular el vocabulario o saber de un tema concreto. En Instagram no. No importa que no sepas nada.   

¿Cuál crees que es su éxito?

Es tan importante su popularidad que Facebook se dio cuenta de que las funciones de Instagram se parecían a las de Snapchat, que en su momento era la única que tenía éxito con el público, y la ha desarrollado. Y sobretodo fue capaz de atender las necesidades e inquietudes de las personas en cuanto a su uso. En ese sentido, Facebook ha sido inteligente y parte del éxito se debe a que han sabido manejarlo.

El 15 y 16 de marzo tendrá lugar la 3ª edición del curso de ‘Monetizagram’. ¿En qué aspectos se centra esta formación?

Se centra en aspectos relacionados con el algoritmo, la forma en que funciona la matemática interna, a todos los valores y las variables que están involucradas cuando se activa. Se pone en marcha desde dos enfoques: cuando entramos en la aplicación o cuando publicamos algo. Todo lo que sucede después forma parte de ese algoritmo, tanto lo que hacemos nosotros como lo que hacen nuestros seguidores u otras personas que nos encuentran. Arroja un resultado de funcionamiento que es crucial para las personas que trabajan en marketing o que tienen una empresa, una tienda o una profesión y quieren usar esta herramienta para monetizar. Ahí enseño los trucos para poder hacerlo de manera coherente y con los recursos que se tienen.

Entonces… ¿el algoritmo es la clave de todo?

Si, es realmente el túnel por el que pasa todo. Es lo que decide como impacta la redacción de los contenidos con el resto de las variables que están involucradas en nuestra cuenta y en lo que estamos publicando. El algoritmo es el volante de Instagram. Si no se conoce o no se entiende es como si no tuvieses nada.

¿Quién impartirá el curso?

Los dos formadores para este taller somos Maite Serna (@emaytecom) y yo mismo (@seniormanager). Maite, que es especialista en marketing visual, se enfoca más en la parte gráfica y yo en la parte más estratégica.

¿A quien va dirigida esta formación? 

Hay cuatro públicos objetivos principales. Primero, los emprendedores, que son los que tienen menos recursos económicos y los más interesados en sacarle provecho. En segundo lugar, los profesionales, que tienen una habilidad ‘X’ y quieren desarrollarla a través de esta herramienta. Luego están los empresarios, que son las personas interesadas en monetizar sus negocios y finalmente, a estudiantes o aficionados que se dedican al Social Media, Community Management o Marketing Digital ya sea para ofrecer mejores servicios o para mantenerse actualizados.

¿Cómo es el grupo de trabajo?

Sólo hay 25 plazas y prácticamente tenemos el aforo completo. Para nosotros es muy importante que los asistentes reciban un taller de calidad a partir de un grupo de trabajo reducido. El próximo taller será, seguramente, para mayo-junio. Aunque para el 29 y 30 de marzo, hay un taller de SEO muy concatenado con el de Instagram porque la estrategia que se desarrolla se complementa, es decir, tener un web que funcione y un Instagram que lleve gente a esa web es lo que está generando la mayor monetización con personas de poco presupuesto.

Recientemente hemos oído quejas de usuarios sobre la eliminación de algunos de sus seguidores. ¿Cuál ha sido el motivo?

Si, y así seguirá. Yo también estoy perjudicado por esa eliminación de seguidos pero estamos delante de un proceso natural, de echo debería haber llegado hace tiempo, y que consiste en eliminar a todos estos usuarios que se han ido creando por algún propósito no orgánico, es decir, con otros fines que no sean el de una persona comportándose de forma natural en esa red. Y poco a poco los va a ir eliminando. A principios de febrero, Instagram quitó un montón de seguidores de un montón de cuentas, en función de esa línea de eliminación. Pero como hubo tantas quejas de personas relevantes, Instagram rectificó y dijo “vamos a decir que fue un error”, lo cuál es mentira, y “lo que vamos hacer es eliminarlos poco a poco”. La gente se lo creyó. Cualquiera que se dé cuenta verá que poco a poco va ir viendo como va perdiendo seguidores. Eso será inevitable y continuo hasta que se acaben los usuarios ‘fake’ de cada cuenta.

¿Qué futuro le espera a Instagram?

Como en todas las plataformas es incierto. Fíjate. Hace unos cuantos años, entre el 2009 y el 2010, Twitter era la bomba. Todo tenía que ver con Twitter. Todavía es una herramienta muy importante pero es evidente que ha sido desplazada por Instagram en uso y otros elementos. Estuvo a punto de quebrar, de irse de bolsa y que los inversores reclamaran su dinero. En su momento, todo el mundo era de Facebook pero, actualmente, ha perdido importancia relativa. Google+ ha desaparecido. Youtube tiene sus alti-bajos. LinkedIn sigue sólida pero porque se ha consolidado en su nicho. Snapchat, en España está desaparecida pero la siguen usando los adolescentes y en Estados Unidos es un boom, así que no podemos dejar de verla. El futuro de Instagram dependerá de cómo nosotros activemos o desactivemos el uso que le damos a esa red. Todo dependerá de si Facebook, que es la dueña, se va adaptando a las necesidades de los usuarios. Quién te diga el futuro de una red social, es un irresponsable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *